Mostrando entradas con la etiqueta noches. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta noches. Mostrar todas las entradas

jueves, 26 de octubre de 2017

Del amor se escriben




Del amor se escriben los más bellos poemas
aliñados siempre con la primavera.

El desamor arrasa todo nuestro cuerpo
 cuando perdemos la llave, de los buenos sentimientos.

La maldad corona necias estrategias,
la razón existe, pero  se altera.

El miedo paraliza las grandes pasiones
y se cuentan historias con negros colores.

La muerte es emblema de negros presagios
donde el alma vuela, sin dejar ni un rastro.

Aquellos poemas y todos mis sueños,
eran los recuerdos de un dorado tiempo.

Y todos los días al caer la noche
les dejo mi alma, sin ningún reproche.

¿Que mas puedo darles si les abro mi corazón
y mi alma  cada noche?

Ahora, cierren los ojos, silencien sus voces,
 y detengan con sus manos, el mundo esta noche.

…Y como un ladrón  que busca su presa,
me cuelo en sus casas sin que ustedes me vean.

 Velo sus pasiones, mitigo sus penas,
 con mi voz les arrullo, para que se duerman.

Y las noches se hacen Recias y Blancas…
Entre música, amor, y poemas.


Encarna Recio Blanco.

domingo, 20 de octubre de 2013

Voy galopando





Voy galopando a lomos de mi locura
detrás de tus pensamientos.
Me bebo los mares
en busca de tus sentimientos.

Me paso las noches escribiendo
solo con tu recuerdo.
No puedo tocarte…no puedo tenerte
estás tan lejos…tan lejos.
Sólo el pensamiento nos une

mi Cielo…. Mi Cielo.


lunes, 7 de octubre de 2013

Voy buscando...




Voy buscando por las estrellas tu luz
por las noches el arrullo de tu voz
por las esquinas del viento tu dolor
por la escarcha y por el fuego tu temblor.

Por las selvas, por los arrecifes
por los acantilados por los mares
por el Cielo y por la Tierra te busco
sin encontrarte.

lunes, 27 de mayo de 2013

No quería vivir...





No quería vivir mi vida
sin tu sueño.
Y a través de la distancia
mendigando…
logré un trocito del Cielo
de regalo.
Y duró lo que dura un suspiro
atragantado.
Lo que dura la flor en el naranjo
helado.
 Lo que dura un te quiero
amurallado.
Lo que dura un segundo
en un cuerpo agonizando.
No quería vivir mi vida
sin tu abrazo
sin el fuego de tu cuerpo
en mi costado
sin tus palabras trasnochadas
en el alba
desde un mar que siempre azota
a mi barco encallado.

No quería vivir mi vida sin ti…

Por eso hoy... te la regalo.

domingo, 28 de octubre de 2012

Te espero...



Te espero en el balcón
de nuestro nido secreto
en las olas del mar
y en el cerezo.

En las noches oscuras
en la arena mojada
en el infinito Cielo
y en la montaña más alta.

Con calor y con frío
con lluvia o con viento
adosada a la farola
de nuestros encuentros.

Cuando el Cielo tirita
cuando Dios llora
cuando tengo hambre
de tu sombra…

¡Te espero!
Ir a descargar