Mostrando entradas con la etiqueta amor.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta amor.. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de diciembre de 2017

Entrégate.


Entrégate…
Entrégate con la ambición
de un borracho
en la taberna de mi cuerpo.

Entrégame tus misterios
para que yo lo despliegue.

Navegaré con los frutos
de tu voluptuosa cosecha,
esparcidas por mis senos
que ardientes lo esperan.

Cráter de lava que me ciega,
huracán que me eleva
por la pendiente de la locura,
en el paraíso de nuestra noche sin luna.

No te detengas…no te detengas y sigue,
al ritmo pausado de las cuerdas,
de la guitarra y de tus dedos,
sobre mis piernas.


Encarna Recio Blanco.

De mi último libro…
“Atardeceres de Fuego"




miércoles, 22 de noviembre de 2017

Quemarme en tu fuego


Quemarme en tu fuego.
Arder en tu hoguera
donde las pasiones,
más se nos enciendan.

Un estruendo de placer
a los dos nos aloca,
y el frío viento de la noche
en volcán se torna.

Unas campanadas se oyen…
llaman a boda.
La noche nos acuna
en nuestra ceremonia.

 Encarna Recio Blanco


domingo, 19 de noviembre de 2017

Si consigo




Si consigo amigos, evitar que  un corazón se rompa…
¡No habré vivido en vano!

Si consigo aliviar el dolor de una vida, calmar una pena,
 o tan solo, que vuelva el pájaro  desvalido a su nido.

¡No habré vivido en vano!

Quien hace algo para ayudar sincera y gratuitamente a los demás,
no ha vivido en vano.

Vive en vano  solamente aquel, que se encierra
estéril en su egoísmo.
Aquel que pasa distraído a la vera del que sufre.

Vive en vano aquel  que solo piensa en acaparar
y nunca en compartir.

Nada de lo que hayas hecho a favor de los demás…
Nada…será inútil.

Al final de tu vida lo que  de verdad tendrá importancia
 será, la ayuda que habrás prestado a tus semejantes.

En el momento de la verdad, solamente los demás, constituirán
 tu gran recompensa.

¡Porque amigos,  siempre es mejor dar…que recibir!


Encarna Recio Blanco.


martes, 7 de noviembre de 2017

Desde este mismo instante



Desde este mismo instante seremos dos extraños
por estos pocos días, quién sabe cuántos años...
Yo seré en tu recuerdo como un libro prohibido,
uno de esos que nadie confiesa haber leído.

Y así mañana, al vernos en la calle, al ocaso,
tu bajarás los ojos y apretarás el paso,
y yo, discretamente, me cambiaré de acera,
o encenderé un cigarro, como si no te viera...

Seremos dos extraños desde este mismo instante
y pasarán los meses, y tendrás otro amante:
Y como eres bonita, sentimental y fiel,
quizás, andando el tiempo, te casarás con él.

Y ya, más que un esposo será como un amigo,
aunque nunca le cuentes que has soñado conmigo,
y aunque, tras tu sonrisa, de mujer satisfecha,
se te empañen los ojos, al llegar una fecha.

Desde este mismo instante seremos dos extraños.
Tú bajarás los ojos  y yo levantaré el corazón.


J A. Buesa



sábado, 28 de octubre de 2017

Hay días que nacen muertos



Hay días que nacen muertos,
y segundos que son eternos.
Hay tálamos envueltos en el hielo
y amaneceres ardiendo.

Hay noches estrelladas.
Países con tormentas.
Hambre viva  que mitigar
y el pan escasea.

Hay ecos sin voces.
 Melodías sin partituras.
Tumbas  vacías,
y muertos en vida.

Hay ciegos que irradian luz.
Hay mares negros.
Infiernos cercanos,
y lejanos Cielos.

Hay recuerdos que arden
 y amores, en ruinas.
hay castillos encantados,
llenos de fantasmas.

Hay animales andantes
que tienen alma.
Y humanos como fieras
que matan por la espalda.

Hay corazones sin fuego.
Almas heladas.
Y sonrisas que lloran,
cada mañana.

El dolor de la piedra
gime en el cementerio.
Árboles que  lloran desolados
porque están ardiendo.

Hay niños sin padres.
Hay padres asesinos.
Mujeres maltratadas
por sus queridos.

Hay sed de justicia
y los Jueces injustos.
Leyes  a la medida
de los poderosos.

¡Hay días que nacen muertos!



Encarna Recio Blanco.





Un día te pregunté




Un día te pregunté
si me querías
y en tus ojos vi
clavada la espina.

Te miré muy asustada,
ni el silencio respondió,
no hicieron falta palabras
supe de tu desazón.

Con una lanza clavada
en mi pobre corazón,
me fui cargando  mi pena
por la calle del dolor.

Seguía veloz corriendo
queriendo escapar de ti,
y pasé junto a esa calle
donde un beso te pedí.

Te vi con ella del brazo
un día del mes de abril,
llevabas cera en tu cara
y al verme, te la encendí.

Al pasar por mi lado
en  mi boca  concebí,
aquel beso que fugado
de tu boca, vino a mí.


Encarna Recio Blanco.

miércoles, 21 de junio de 2017

Todo lo que hice


Todo lo que hice mal
dejó de importarme
me esperaba el futuro
para enmendarme.

Y en aquel  mar azul
de nuestro océano,
encontramos la paz
cuando nos besamos.

Tenerte así  me basta
aunque arda en los infiernos,
prefiero morir contigo
que  vivir fingiendo.

Te brindaré mis ramos
 de melancolía,
mi boca morirá en tu boca
y yaceremos sobre ambrosías.

Mis versos serán para ti
envueltos en canciones,
que  llevarán tatuados
 sólo  tu nombre.

Y puede que algún día...
al mirar el reloj recuerdes,
que te sigo esperando
noche tras noche…
y día, tras día.



Encarna Recio Blanco.

viernes, 2 de junio de 2017

Se han alocado mis musas





Se han alocado mis musas
no las puedo sujetar
en mi mente se amontonan
y a la vez quieren hablar.

Unas me dictan de amor
las otras de soledad
otras de la primavera
cuando se asoma el azahar.

De la lluvia cuando el cielo
tiene ganas de llorar.
De los ojos de una hembra
cuando enamorada está.

De un prisionero en la cárcel
cumpliendo una vil condena
por una pena de amor
que le ata a sus cadenas.

¡Parad! Parad! que no puedo
dar rienda suelta a mis dedos,
que mi mente está estancada
solamente… En un te quiero.

De mi libro” Atardeceres de Fuego”

Encarna Recio Blanco.


lunes, 8 de mayo de 2017

Al mundo he dado la vuelta




Mi voz ya no grita, solo susurra
por la empinada montaña voy desfallecida,
tratando de escalar hacia tu oculta cima.

Al mundo he dado la vuelta con tu nombre,
preguntando y preguntando dónde estarías
pero nadie …nadie te conocía.

Al no escucharte vivo amodorrada,
 haciendo acopio en mis recuerdos del alimento
 sagrado de tus palabras que me dan la vida.

 Los estíos se han helado de repente,
 las amapolas y las jaras también dormitan
y el silencio sepulcral me aterroriza.

A ciegas sigo sin encontrarte…
pero hasta el último suspiro que me quede
seguiré  en tu búsqueda… vida mía.

Encarna Recio Blanco


Escucha"MI VOZ YA NO GRITA" en Spreaker.

martes, 11 de abril de 2017

Cierro mis ojos




Cierro mis ojos y me abandono
a tu recuerdo
para saborearte todo.

Quiero escaparme de estos barrotes
que me aprisionan…
y no puedo.

Sigo en tu búsqueda por los aledaños
del desierto…
y no te encuentro.

Sigo persiguiendo al destino
que se ríe de nosotros
y  con él… no puedo.

Quiero dejar de escribir lamentos,
poemas y versos…
y mis dedos se revelan en el intento.

Quiero no quererte más
y sin embargo…
¡Te quiero!

Encarna Recio Blanco.

Escucha"CIERRO MIS OJOS Y ME ABANDONO" en Spreaker.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Sólo el abismo





Sólo el abismo nos vigila
para engullirnos en sus infiernos,
nuestros cuerpos, destilando amor,
se hunden por el misterio.

El fuego de la carne nos abrasa,
las palabras enmohecidas se atragantan,
bajo la noche que nos ronda,
en el tálamo escarlata.

Sabor a pimienta  entre nuestros labios,
el fuego arrasa nuestras almas,
por el adiós que se aproxima,
sin concluir, nuestra labranza.

Encarna Recio Blanco



Escucha"SOLO EL ABISMO NOS VIGILA" en Spreaker.

martes, 9 de junio de 2015

Voy a disfrutar del Sol...





Voy  a disfrutar del sol
a revolcarme en la arena
a compartir con las gaviotas
las migas de mi merienda.

A nadar en solitario
por el ancho mar
para que mi mente descanse
de tanto cavilar.

Voy a dormir por el día
y a soñar por la noche…
A comerme la brisa
a beberme las flores.

Sin relojes por medio.
Sin campanas que repiquen.
Sin madrugadas
y sin potingues.

Sin maquillajes profanos.
Sin vestidos relucientes.
Sin sonrisas fingidas
lejos de la mala gente.

A respirar aires limpios
entre humildes pescadores
que afanosos entre redes
tejen  fríos y sudores.

Que mi cuerpo retoce
entre las aguas del mar
y que la sal me devuelva
el gusto de amar.

sábado, 14 de febrero de 2015

Día de los enamorados...



 
Para todos aquellos  que nunca conocieron el amor.
Para los  que  incansablemente lo buscaron y nunca lo encontraron.
Para todos aquellos que hoy nadie le dará un beso ni les  dirá te quiero.
Para aquel  que se quedó sin su medio corazón.
Para el mendigo que busca un abrazo y le dan migajas.
Para los que están entre rejas  pagando sus culpas por un error.
Para los que imploran unos besos y nadie les oye.
Para aquel que se encuentre solamente… con su soledad.
Para aquellos que hoy no puedan comer ni un pedazo  de pan
Para todos aquellos que se quedaron sin sus casas por culpa de los  usureros de negras entrañas.
Para los que duermen en las calles envueltos entre cartones.
Para los que escriben al amor y a la paz y sus letras se pierden entre basuras.
Para aquellas mujeres que venden sus cuerpos por unas monedas con su cruz a cuesta.
Para los que regalan amor cada día y nadie les entiende.
Para los marginados  que huyen de una sociedad llena de fieras.
Para todos ellos… mi amor, mis besos y mis te quieros.