Mostrando entradas con la etiqueta SÁTIRAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SÁTIRAS. Mostrar todas las entradas

martes, 18 de abril de 2017

Sátiras


Que se empinen las pancartas que hoy es un día muy grande,
que salgan todas las gentes a las puertas y a sus calles.

Gigantes y cabezudos danzas chirigotas, bailes,
mil guirnaldas de colores, y un  pasacalle.

Vestidos con todo lujo y con el traje de domingo,
con la peineta bien puesta y el maquillaje amarillo.

Hoy nos visitan los peces grandes de nuestra Murcia cañí,
y todas las autoridades con sus trajes de postín.

Esperaremos cantando nuestro himno del azahar
al son de las castañuelas y un bombo que va a estallar.

En nuestra plaza mayor la orquesta está preparada,
con trompetas que ya anuncian, una ristra de palabras.

Los bocadillos de lomo, de chorizo, de jamón,
los tomatitos partíos y un vino que se nos  agrió.

Con esmero y con cuidado en esta hermosa visita,
en plataforma, altavoces, butacas y para brisas.

Se han  gastado los políticos  en esta visita, la paga del pensionista,
la del currante cabreado y la del equilibrista.

¿Pero es que no se dan cuenta la importancia del asunto?
si ellos vienen a buscar el voto  y los euros, para sus bolsillos

Y cuando hayan hablado y terminen el discursillo,
no lo habremos entendido, pero el aplauso es seguro.

Así es  que querido pueblo, hoy  nos vemos en la plaza,
para  oír a los charlatanes, aunque no nos digan nada.

Digan lo que digan, no nos moverán y el voto cuidadito,
 de volverlo a dar. Digan lo que digan…
no nos moverán.


Encarna Recio Blanco.

Escucha"-SATIRAS- QUE SE EMPINEN LAS PANCARTAS" en Spreaker.

martes, 28 de febrero de 2017

Sátiras


El otro día leyendo al Arcipreste de Hita
me puse a filosofar con la cuaresma bendita.

Decía Aristóteles, como cosa verdadera,
que el mundo por dos cosas trabaja,
la primera es por tener mantenencia, la otra,
 por tener juntamiento con hembra placentera.

Si lo dijera una servidora, lo podrían retachar,
pero como lo dijo Aristóteles, no hay más que hablar.

Esto de Doña cuaresma  a mí no me gusta nada,
si eres rico y pagas en viernes , comer carne puedes.
Si eres pobre y no tienes donde caerte muerto,
ni hablar de comer carne ni de conejo.

Y eso de ponerte ceniza en la frente,
yo no lo puedo aguantar, sales de la iglesia
con el sello negro puesto, que parece que te mandan,
directamente al cementerio.

Yo prefiero el fuego a estar entre cenizas,
aunque algunas veces el fuego se apaga
cuando más  se lo atiza.

Yo soy más de don carnal, pues el hombre en todo tiempo,
va detrás del sexo sin mesura , gordas y flacas
blancas o negras  no hay quien les pare
cuando se alteran.

A si es que en estos días como penitencia,
hay que dejar de fumar… de comer carne,
y de retozar.


Encarna Recio Blanco.

Escucha"-SATIRAS" en Spreaker.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Sátiras Maria Dolores, me escuchas?



María Dolores… ¿me escuchas?
yo de maridos no entiendo
pero de veras me gusta, el del anillo
 que tú, pusiste en su dedo.

Y te digo que no entiendo,
porque me quedé soltera,
esperando que algún día,
él a mi lado volviera.

Pero cuando lo encontré
 tú ya lo habías cazado,
con el maldito dinero
de la herencia de tu abuelo.

A tus dolores constantes
lo tienes crucificado,
en una mansión de paja
con la cruz de su calvario.

María Dolores ¿me escuchas?
nunca quise hacerte daño
pero lo quiero a rabiar
¿Mujer, no te enfades tanto?

Y no  puedo soportar este dolor,
solo a Dios pido consuelo,
por quererlo sin remedio,
estando tú, de por medio.

Él te quiere, y a mí me ama
tal vez nos mienta a las dos,
cosa que yo, lo perdono,
pero tú, creo que no.

Partirlo en dos no podemos,
dame tú una solución…
María Dolores ¿me escuchas?
¡Creo que no…!!


Encarna Recio Blanco 
Escucha"12-SATIRAS- MARIA DOLORES ME ESCUCHAS." en Spreaker.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Sátiras-Por la calle de las ánimas





Por la calle de las ánimas
nos encontramos los dos,
Ibas del brazo de otra
pero a mí no me importó.

Tocaban a la novena
de María Encarnación,
y las beatas miraban
el saludo de los dos.

A murmurar empezaron
con sus lenguas afiladas
diciendo que era un descaro
la miraba que te echaba.

Que ya llevabas del brazo
a tu esposa Salustiana
y que aunque era muy fea la pobre,
era una buena muchacha.

Yo iba con minifalda,
una blusa de lamé,
y las pestañas postiza
que me compré en  Marrakech.

Relucía mi sonrisa
más que los soles del Cielo,
porque portaba mi alma
más limpia que los luceros.

La culpa fue del destino
que se encontraba en las ánimas,
tan aburrido y hastiado
como las negras beatas.

Me hizo tilín tu mirada,
me gustó tu porte fino,
y pensé para mis adentros…
¡Podría ser mi marido!

Pero como eras de otra…
no quise seguir hurgando
me puse mi dignidad
y me fui de allí pitando.

Me subí a mi palomar
donde no tengo palomo,
pero que puedo escribir
lo que me salga del moño.





Escucha"Satiras- Por la calle de las ánimas" en Spreaker.