Mostrando entradas con la etiqueta PAZ. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PAZ. Mostrar todas las entradas

sábado, 20 de enero de 2018

No quiero que mis fuerzas se extingan



No quiero que mis fuerzas se extingan
  trabajo con ellas,
 son las que dejan a mi corazón
en el barbecho para la siembra.

Dejadme con ellas a cuesta
por senderos con flecos de la verde hierba
¡Que no me pesan!!!
Que son las que  me ponen las alas
para volar por el cielo con ellas.

Las que me hacen que no me aleje
de un mundo donde las guerras pululan.
Donde los  niños lloran entre balas.
Donde el hambre cuesta lagrimas.

Donde los poderosos sementales
 sacian sus vicios violando a niñas.
Donde los seres humanos mueren
cada día en el mar a la deriva.

¡Dejadme que trabaje con ellas!
Que siga buscando el camino de la luz
para encontrar donde posarme.
Donde poder tocar la lira y escribir.
 en el desconcierto de una tierra
que se va desgranando poco a poco.

Quisiera alejarme de este mundo.
 Un mundo donde el tiempo se malgasta
 en forjar cadenas.
En llenar de sucios dineros las alacenas.
Donde se asesina y se roba a sangre fría.
Donde la justicia está podrida y retardada.
Donde los montes mueren ardiendo
hechos cenizas.

Pero no puedo,  alejarme de la faena,
mis fuerzas me atizan para que siga en la brecha,
y para denunciar el horror que asola esta tierra.

Legisladores, dirigentes, mandatarios,
políticos de tres al cuarto, gobernantes,
cabezas pensantes…
¿Qué hacéis en un mundo donde el hambre,
 las miserias y las injusticias
acosan a tantos seres humanos?

¡Solo tenéis hambre  de poder!
¿Donde está vuestra vergüenza?
¿Dónde vuestro corazón?

¡Dios mío…Dios mío...
Porqué nadie me oye!

¡Porqué!

 Encarna Recio Blanco.


jueves, 14 de diciembre de 2017

Parece ser



Parece ser, que la Navidad
ya está  llegando cargada,
 con sus mil regalos para aquellos,
 que estaban muy lejos y  vuelven a casa.

Parece ser, que en estas fechas
todo el mundo es bueno.
Saludos, propósitos, besos
y abrazos fraternos.  

Parece ser, que los vagabundos
en estas fechas ya tiene segura,
la comida, la cama, y las mantas,
para acallar las conciencias
 de aquellos, que los avasallan.

Parece ser, que el destino, destila su magia,
cada día peleando con él,
y ahora aparece de repente,
dándome las gracias.

Parece ser, que las nubes en la Navidad
no tienen ni gota de agua,
van de un lado para otro despistadas,
sin derramar ni una sola lágrima.

Parece ser, que mis musas
 no quieren rondar por mi casa,
las veo extasiadas mirando a dos enamorados
 que se besan con ansias.

Parece ser, que  esta noche quería escribir
 un Villancico que hablara de Amor,
 de Paz, de Alegría, y de Esperanzas
para que en el mundo Reine la Paz…

¡Y se ponga fin a  las Armas!

 Encarna Recio Blanco.

martes, 3 de octubre de 2017

Una pena muy grande



Una pena muy grande me invade esta noche
que se mezcla, con una impotencia sin saber qué hacer,
si meterme en la cama y taparme,
o echar a correr.

Una desazón de esa que escuece, que te pincha
el corazón, como espinas que te muerden.
A mi alrededor el caos pulula por calles y plazas
mezclando la ira con banderas y espadas.

Caen en el cemento los cuerpos sangrando
sin que nadie aquiete el vil espectáculo.
Con su hijo al hombre un hombre bramando
entre  aquel tumulto de miedo y de espanto.

Me avergüenza oír lo que estoy oyendo.
Cierro mis ojos para que no vean lo que estoy viendo.
La tensión va creciendo en las calles y pueblos
sin que nadie pueda parar este desconcierto.

La libertad no es tener amos que te acribillen.
Ni banderas de muchos colores
que terminan por los suelos, manchadas de sangre,
o en piras ardiendo.

Mi partido y mi bandera es la Paz
y eso quiero que sea
para mi Patria…
y para todo el mundo entero.


Encarna Recio Blanco.

sábado, 4 de febrero de 2017

Si algún día llega la Paz





Si algún día llega la Paz al mundo
y estoy dormida…
¡despertarme por favor
que quiero sentirla.

Con todas las armas  haré
una hoguera maldita
para que todas se extingan
y se queden en cenizas.

¡Despertarme si yo duermo!.
Que quiero ver a  los niños
del mundo entero
con  pan, con sonrisas, y sin miedos.

Que no quiero ver más las calles
llenas de manos tendidas,
ni cuerpos muertos de frío
tirados por las esquinas.

¡ Despertarme si yo duermo!!!

Que no quiero ver más a los hombres
buscando trabajo,
ni a mil gobernantes
sin gobernarnos.

Que quiero ver a los pueblos
trabajando mano a mano,
sin misiles por el medio
y sin fieros sanguinarios.

¡Despertarme si duermo!!!

Que quiero justicia para el desalmado.
Patria para el desterrado.
Cobijo  para el  perdido.
Y auxilio para el mendigo.

Que no quiero ver más a los hombres
con banderas ondeando,
clamando por tantas injusticias
en esta tierra prometida.

¡Despertarme si yo duermo!!!

Que quiero ver a los pueblos
faenando  con cantares.
Que quiero soñar despierta
después de tantos  desastres.

Que quiero ver un mundo
con la Paz entre los dedos,
con la sonrisa en los labios,
con el amor de por el medio.

Y que  el mundo sea de todos,
ni  príncipes ni lacayos,
ni reyes con coronas de espinas
que  tanto nos laceraron.

Con nuestras manos unidas
volveremos a sembrar,
en las ruinas que quedaron
el trigo de nuestro pan.

Y con el amor a flote,
con la calma y el sosiego,
podremos hacer un mundo
sin las armas de por medio.

Despertarme si yo duermo.
Pero si me hubiera muerto…
recordar que cada día de mi vida,
luché para conseguirla…

¡Con el fusil de mis poesías!!!

De mi libro “Atardeceres de Fuego”
Encarna Recio Blanco.



Escucha"SI ALGUN DIA LLEGA LA PAZ AL MUNDO" en Spreaker.

martes, 9 de junio de 2015

Voy a disfrutar del Sol...





Voy  a disfrutar del sol
a revolcarme en la arena
a compartir con las gaviotas
las migas de mi merienda.

A nadar en solitario
por el ancho mar
para que mi mente descanse
de tanto cavilar.

Voy a dormir por el día
y a soñar por la noche…
A comerme la brisa
a beberme las flores.

Sin relojes por medio.
Sin campanas que repiquen.
Sin madrugadas
y sin potingues.

Sin maquillajes profanos.
Sin vestidos relucientes.
Sin sonrisas fingidas
lejos de la mala gente.

A respirar aires limpios
entre humildes pescadores
que afanosos entre redes
tejen  fríos y sudores.

Que mi cuerpo retoce
entre las aguas del mar
y que la sal me devuelva
el gusto de amar.

domingo, 8 de marzo de 2015

HOY ES EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER







Hoy es el día Internacional de la Mujer, se celebra desde hace mas de 100años en todo el mundo, se conmemoran los esfuerzos que se han realizado para alcanzar la igualdad, la justicia  la Paz y el desarrollo.
Por eso hoy y siempre, me declaro públicamente mujer, con mayúsculas, mujer de principios, con convicciones, con derechos,  con obligaciones y sobre todo, una mujer que ha luchado mucho por algo que debiera ser natural, el reconocimiento y la igualdad para todas las mujeres del mundo.
Ellas fueron valientes tal día como hoy pero de años anteriores, en 1908, y posteriormente  en  1948- cuando en realidad no éramos más que objetos, o lo que vulgarmente suele llamarse  mujeres floreros, o  monumentos decorativos.
Hoy, después de tantos años aún seguimos luchando por los mismos derechos, han cambiado las formas, las palabras e incluso nosotros,  pero las fuerzas las ganas y nuestro ímpetu, sigue intacto.
Ellas, un día como hoy levantaron la primera piedra, destruyeron los primeros muros  y rompieron las cadenas más poderosas, apostaron sus valores por un sueño, y si aún vivieran ahora, podrían comprobar lo mucho que valió la pena.
Mujeres de todo el mundo, no permitáis que nadie infravalore lo que sois,  que nunca se difame la denominación que portáis y que no se os respete, primero como personas y en segundo lugar, como mujeres, no permitáis que la losa del tiempo os haga perder las ganas de luchar por lo que es nuestro.
Dios nos hizo iguales, nos dotó de diferentes apariencias pero de muy sabios equilibrios,  y aunque no actuemos de la misma manera en cada circunstancia, a casi todas nos une la gracia de saber, que somos libres, o por lo menos luchamos para ello.
Hoy recordamos con especial agradecimiento a todas aquellas mujeres que enderezaron las líneas torcidas del hombre y que batallaron solas, ante una tierra hostil.
Sólo conociendo nuestro pasado podremos aprender de los errores e intentar repetir los aciertos, sólo si no olvidamos y seguimos luchamos contra la injusta quimera de la necedad, sólo entonces, habrá servido para algo aquella batalla que se libró un día como hoy.