martes, 29 de diciembre de 2015

Ya no me quedan esperas ni llegadas





Ya no me quedan esperas ni llegadas
ni farolas mohosas ni posadas
ni desiertos de arena
donde enterrarlas.

Tengo las fuerzas desgastadas
de tanto usarlas
en la tremenda porfía
de mis esperanzas.

Ya sólo quiero dormir
con la paz abrazada
estoy  muy cansada…muy cansada

de tantas batallas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario