domingo, 19 de noviembre de 2017

Si consigo




Si consigo amigos, evitar que  un corazón se rompa…
¡No habré vivido en vano!

Si consigo aliviar el dolor de una vida, calmar una pena,
 o tan solo, que vuelva el pájaro  desvalido a su nido.

¡No habré vivido en vano!

Quien hace algo para ayudar sincera y gratuitamente a los demás,
no ha vivido en vano.

Vive en vano  solamente aquel, que se encierra
estéril en su egoísmo.
Aquel que pasa distraído a la vera del que sufre.

Vive en vano aquel  que solo piensa en acaparar
y nunca en compartir.

Nada de lo que hayas hecho a favor de los demás…
Nada…será inútil.

Al final de tu vida lo que  de verdad tendrá importancia
 será, la ayuda que habrás prestado a tus semejantes.

En el momento de la verdad, solamente los demás, constituirán
 tu gran recompensa.

¡Porque amigos,  siempre es mejor dar…que recibir!


Encarna Recio Blanco.


sábado, 18 de noviembre de 2017

Esta noche amigos




Esta noche amigos para concluir les daré unos pequeños consejos rápidos que a mí me consto mucho tiempo aprender.
Unas palabras que ya me las podían haber regalado a mí  en su momento y tal vez entonces me hubiera ahorrado mas de resbalón, pero así es la vida, tal vez lo comprendí de esa manera para poder transmitírselo yo esta noche a ustedes.
Les diré que guarden como el tesoro de sus vidas un cofre  repleto de bellos retratos, de recuerdos dormidos y de poemas de amor.
Les diré que no sueñen despiertos, sino a cada momento del día, y que vivan con intensidad, todas las situaciones que nos ofrece la historia que interpretamos.
Les diré, que el tiempo todo lo palia y que los minutos son tan eternos, como nosotros queramos alargarlos.
Les diré que las personas nos pueden hacer mucho daño, pero también nos portan las más bellas alegrías, que puedan alegraros la vida amigos.
 Esta noche, les deseo la más grande las pasiones, les auguro el más bonito de los versos y el cofre mas repleto del mundo, de amor lleno.
Tienen un universo en sus manos y un rincón que compartir, cada noche con nosotros.
Que sean felices y hasta mañana.


Encarna Recio Blanco.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Mariposas sueltas

  



Mariposas sueltas aletean
a mí alrededor.
Tienen miedo de posarse
en mi dolor.

De pronto se dispersan
por el aire cansino,
y  me quedo sola
con mi bolígrafo.

Merodea por la calle
el abandono, la soledad
  cual cirio derretido.
Un penitente con su martirio.

Siento a un niño que late
en el abultado vientre de su madre,
¡Pobre  criatura!
Él no sabe aún, que no va a ser parido.

Un tañido de campanas secas
me sobresaltan
y el cortejo fúnebre que viene…
Ante mis ojos se para.


Encarna Recio Blanco.

sábado, 11 de noviembre de 2017

No voy a parar de parir versos




No voy a parar de parir versos
aunque terminen por ahí desperdigados.
Ni acallar a mi garganta que grita
sin que nadie perciba mi lucha, por lo que amo.

Voy con una copa de más en mis labios
del más dulce veneno,
que me hace ir de esquina en esquina,
sin el equilibrio en mis huesos.

No voy a parar hasta encontrarte
aunque estés entre volcanes de fuego,
entre montañas heladas,
en el Cielo o en el infierno.

Te busco entre los surcos de mi alma,
en los acantilados de mi impaciencia,
en las noches entre brumas,
en el sol, o en las estrellas.

No voy a parar hasta que un soplo de vida
me quede en el cuerpo.
Eres parte de mi vida…
Y sin ti… nada  quiero.


Encarna Recio Blanco.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Yo procuro que mis versos




Yo procuro que mis versos
vayan al pueblo a parar,
aunque dejen de ser míos
para ser de los demás.

Que, al fundir el corazón
en el alma popular,
lo que se pierde de nombre
se gana en eternidad.
Machado


Encarna Recio Blanco.

martes, 7 de noviembre de 2017

Desde este mismo instante



Desde este mismo instante seremos dos extraños
por estos pocos días, quién sabe cuántos años...
Yo seré en tu recuerdo como un libro prohibido,
uno de esos que nadie confiesa haber leído.

Y así mañana, al vernos en la calle, al ocaso,
tu bajarás los ojos y apretarás el paso,
y yo, discretamente, me cambiaré de acera,
o encenderé un cigarro, como si no te viera...

Seremos dos extraños desde este mismo instante
y pasarán los meses, y tendrás otro amante:
Y como eres bonita, sentimental y fiel,
quizás, andando el tiempo, te casarás con él.

Y ya, más que un esposo será como un amigo,
aunque nunca le cuentes que has soñado conmigo,
y aunque, tras tu sonrisa, de mujer satisfecha,
se te empañen los ojos, al llegar una fecha.

Desde este mismo instante seremos dos extraños.
Tú bajarás los ojos  y yo levantaré el corazón.


J A. Buesa



lunes, 6 de noviembre de 2017

En vela de noche y día




En vela  de noche y día,
 paso contando las horas,
por tu querer traicionero
la pena, me está matando.

En penitencia  pregunto
al Dios que nos da la vida,
por qué te fuiste con ella
si era a mí, a quien querías.

Llevo tus labios pegados
a mi boca ,vida mía.
Tus ojos son en mis noches
las estrellas que me avivan.

Los dolores de mi alma
tan sólo los calmarías
si volvieras  a mi lado
para el resto de mi vida.

En vela de noche y día,
se agudizan mis tormentos,
al pensar, que en otros brazos
se está quebrando tu cuerpo.

Y yo sé, que tú me quieres,
que me buscas a escondidas,
por la calle de las ánimas vas,
con la cruz de la agonía.

Sé que me añoras en tu cama
cuando tu cuerpo se enciende,
 y que se  apaga al ver…
a la que a tu lado duerme.

Maldita sea la conjura.
Maldito sea el dinero,
que no podrá comprar nunca
 un amor tan verdadero…

¡Como el nuestro!


Encarna Recio Blanco.