sábado, 20 de enero de 2018

No quiero que mis fuerzas se extingan



No quiero que mis fuerzas se extingan
  trabajo con ellas,
 son las que dejan a mi corazón
en el barbecho para la siembra.

Dejadme con ellas a cuesta
por senderos con flecos de la verde hierba
¡Que no me pesan!!!
Que son las que  me ponen las alas
para volar por el cielo con ellas.

Las que me hacen que no me aleje
de un mundo donde las guerras pululan.
Donde los  niños lloran entre balas.
Donde el hambre cuesta lagrimas.

Donde los poderosos sementales
 sacian sus vicios violando a niñas.
Donde los seres humanos mueren
cada día en el mar a la deriva.

¡Dejadme que trabaje con ellas!
Que siga buscando el camino de la luz
para encontrar donde posarme.
Donde poder tocar la lira y escribir.
 en el desconcierto de una tierra
que se va desgranando poco a poco.

Quisiera alejarme de este mundo.
 Un mundo donde el tiempo se malgasta
 en forjar cadenas.
En llenar de sucios dineros las alacenas.
Donde se asesina y se roba a sangre fría.
Donde la justicia está podrida y retardada.
Donde los montes mueren ardiendo
hechos cenizas.

Pero no puedo,  alejarme de la faena,
mis fuerzas me atizan para que siga en la brecha,
y para denunciar el horror que asola esta tierra.

Legisladores, dirigentes, mandatarios,
políticos de tres al cuarto, gobernantes,
cabezas pensantes…
¿Qué hacéis en un mundo donde el hambre,
 las miserias y las injusticias
acosan a tantos seres humanos?

¡Solo tenéis hambre  de poder!
¿Donde está vuestra vergüenza?
¿Dónde vuestro corazón?

¡Dios mío…Dios mío...
Porqué nadie me oye!

¡Porqué!

 Encarna Recio Blanco.


viernes, 19 de enero de 2018

Amar es triste



Amar es triste a veces, más triste todavía
que no amar.
 El amor no siempre es alegría.
Tal vez, por eso mismo, es eterno el amor:
porque, al dejarnos tristes, hace dulce el dolor.

Amar es la tristeza de aprender a morir.
Amar es renacer. No amar, es no vivir.
El amor es a veces lo mismo que una herida,
y esa herida nos duele para toda la vida.

Si cierras esa herida tu vida queda muerta.
Por eso, sonriendo, haz que siempre esté abierta;
y si un día ella sola se cierra de repente,
tú, con tus propias manos, ábrela nuevamente.

Desdichada alegría que nace del dolor.
De un dolor de la rama también nace la flor.
Pero de esa flor efímera, como todas, se mustia,
y la rama se queda contraída de angustia.

Cada hoja que cae deja el sitio a otra hoja,
y así el amor -resumen de toda paradoja-
renace en cada muerte con vida duradera;

porque decir amor, es decir primavera.
 Buesa

domingo, 14 de enero de 2018

Voy por el camino




Voy por el camino de la noche sin luna
que se ha ocultado viendo mi locura,
me  subo a una estrella, y voy en tu busca.

Quisiera prenderte de mis  alas
para volar por el ignoto camino de tus dudas,
y aunque no puedo con la carga, sigo
por el filo de la brisa clandestina.

Cruzando ese mar mi alma te clama
y el eco se pierde tras de las montañas,
lo vuelvo a intentar y el barco se encalla,
cual fardo perdido  quedan en el mar,
mis esperanzas.

Por los acantilados, me adentro sin cobijo,
por el  ramaje, me pierdo desfallecido,
hasta que un volcán veo con lava y estruendo
y siento la pasión de tu cuerpo en el mío.

Quiero prenderme de tu fuego, como la noche
se prende, del amanecer.
  

Encarna Recio Blanco.

Yo la amé




Yo la amé, y era de otro, que también la quería.
Perdónala Señor, porque la culpa es mía.

Después de haber besado sus cabellos de trigo,
nada importa la culpa, pues no importa el castigo.

Fue un pecado quererla, Señor, y, sin embargo
mis labios están dulces por ese amor amargo.

Ella fue como un agua callada que corría...
Si es culpa tener sed, toda la culpa es mía.
Perdónala Señor, tú que le diste a ella
su frescura de lluvia y esplendor de estrella.

Su alma era transparente como un vaso vacío.
Yo lo llené de amor. Todo el pecado es mío.

Pero, ¿cómo no amarla, si tú hiciste que fuera
turbadora y fragante como la primavera?

Cómo no haberla amado, si era como el rocío
sobre la yerba seca

Traté de rechazarla, Señor, inútilmente,
como un surco que intenta rechazar la simiente.

Era de otro. Era de otro, que no la merecía,
y por eso, en sus brazos, seguía siendo mía.

Era de otro, Señor. Pero hay cosas sin dueño:
Las rosas y los ríos, y el amor y el ensueño.

Y ella me dio su amor como se da una rosa,
como quien lo da todo, dando tan poca cosa...

Una embriaguez extraña nos venció poco a poco:
ella no fue culpable, Señor... ¡ni yo tampoco!

La culpa es toda tuya, porque la hiciste bella
y me diste los ojos para mirarla a ella.

Toda la culpa es tuya, pues me hiciste cobarde
para matar un sueño porque llegaba tarde.

Sí. Nuestra culpa es tuya, si es una culpa amar
y si es culpable un río cuando corre hacia el mar.

Es tan bella, Señor, y es tan suave, y tan clara,
que sería un pecado mayor, si no la amara.

Y, por eso, perdóname, Señor, porque es tan bella,
que tú qué hiciste el agua, y la flor, y la estrella,

Tú, que oyes el lamento de este dolor sin nombre,
¡Tú también la amarías, si pudieras ser hombre!
 José Ángel Buesa


Voz- Encarna Recio Blanco.


jueves, 11 de enero de 2018

Le suplico




Le suplico a mi Dios que me diga
porqué lloran las estrellas.
Porqué se ha parado el mundo
entre la escarcha y la niebla.

Le suplico que me diga
porqué no veo salidas,
para quedarme en tus brazos
 toda la vida.

Quiero saber y me impongo
que me dé una explicación.
Merezco que ésta condena
la entienda mi corazón.

A mi Dios quiero decirle
que me descifre el mensaje
y me dicte la sentencia
que he de cumplir… por amarte.


Encarna Recio Blanco

domingo, 17 de diciembre de 2017

Reflexiones-Navidad


Mis palabras esta noche, van dirigidas a vosotros mis amigos que me visitáis en mi blog, y que ahora me lees,  tal vez ni nos conocemos pero que os siento.
 Ya estamos en Navidad, unos días en los que la familia se reúne, llegan los familiares lejanos al redil, días de regalos, de abrazos, de buenos deseos, donde los hogares y las calles se adornan con luces de colores, donde en las mesas se apiñan los manjares, el champán y el turrón alegrado con ello las dulces veladas.
  En estos días, también hay otros seres humanos que están solos, que están  enfermos en hospitales, muchos médicos, que no pueden comer con sus familiares,  porque tienen que cuidarles, aquellos que están separados y no pueden cenar con sus hijos, los que no tienen familia y deambulan de un lado para otro  sin cobijo, los presos entre rejas y que son inocentes, o culpables,  los que perdieron a sus seres queridos, a todos los que van la deriva en pateras se dejan la vida, ondean en  mares furiosos, diariamente en  Noche Buena y a tantos otros, que por no tener, no tienen, ni quien puedan darles un abrazo.
 Quiero deciros en esta pequeña reflexión, que todos somos hermanos, que podemos ser amigos, y a todos vosotros, que aunque no os conozca, se que estáis ahí.
Quiero que sepáis, que hay en el mundo muchas personas,  que se acuerdan, no solo en estas fechas tan entrañables, si no siempre, de las desdichas y las penurias de los demás.
 En todos los seres humanos del Mundo, existe la alegría y también, la pena, en todos los corazones, el dolor a veces anida, la felicidad es efímera como la vida misma, unas gotas de ella, a veces, nos emborracha, cuando no la tenemos ni la sentimos, parecemos fantasmas errantes, que deambulamos de un lado para otro, para buscarla.

Por eso, en estas fechas y en otras similares, hay que sacar las fuerzas en los infortunios, que tenemos que avivar la fe, hacernos amigos del enemigo, dar  agradecimiento y calor, a las puertas que se nos abren, a una mano tendida que te aprieta, a una sonrisa que te alienta, y aquella estrella fugaz, que te alumbra aunque solo sea, un  instante.
Hay que cultivar esa semilla Divina, con la que Dios siembra, y que florece en todos  los corazones generosos, para luego llevarle los frutos de su cosecha, el día que nos llame para irnos, hacia su Cielo.
¡Que su Luz nos ilumine estas Navidades, y eternamente!

¡Felices Navidades amigos!
 Encarna Recio Blanco




jueves, 14 de diciembre de 2017

Parece ser



Parece ser, que la Navidad
ya está  llegando cargada,
 con sus mil regalos para aquellos,
 que estaban muy lejos y  vuelven a casa.

Parece ser, que en estas fechas
todo el mundo es bueno.
Saludos, propósitos, besos
y abrazos fraternos.  

Parece ser, que los vagabundos
en estas fechas ya tiene segura,
la comida, la cama, y las mantas,
para acallar las conciencias
 de aquellos, que los avasallan.

Parece ser, que el destino, destila su magia,
cada día peleando con él,
y ahora aparece de repente,
dándome las gracias.

Parece ser, que las nubes en la Navidad
no tienen ni gota de agua,
van de un lado para otro despistadas,
sin derramar ni una sola lágrima.

Parece ser, que mis musas
 no quieren rondar por mi casa,
las veo extasiadas mirando a dos enamorados
 que se besan con ansias.

Parece ser, que  esta noche quería escribir
 un Villancico que hablara de Amor,
 de Paz, de Alegría, y de Esperanzas
para que en el mundo Reine la Paz…

¡Y se ponga fin a  las Armas!

 Encarna Recio Blanco.